Actualidad

Un muerto y al menos once heridos en un derrumbe en las obras del Ritz

Derrumbe en el Ritz. (EFE)
photo_camera Derrumbe en el Ritz. (EFE)

Un forjado se precipitó desde la sexta hasta la primera planta y arrastró un andamio en el que estaban los obreros

Un trabajador de 42 años y otros once operarios han resultado heridos, dos de ellos de gravedad, al derrumbarse los forjados de las obras de rehabilitación del hotel Ritz, cerrado desde febrero para acometer la reforma integral de sus instalaciones.

Según han indicado a Efe fuentes de Emergencias Madrid, el fallecido es un varón de 42 años, de origen subsahariano, cuyo cuerpo fue rescatado por los bomberos entre los escombros que produjo el derrumbe, que se produjo a las 16.10 horas.

De los 11 trabajadores heridos, dos presentan lesiones graves, otros dos heridas de menor importancia y otros cinco ya han sido dados de alta.

Los dos heridos graves, de 41 y 31 años, han sido ingresados en el Hospital 12 de Octubre y en el Gregorio Marañón con politraumatismos.

Según ha detallado en declaraciones a los medios el jefe de Bomberos, Eugenio Amores, el derrumbe se ha producido en una zona de trabajos dentro del hotel, con el desplome de cinco forjados que han caído al patio interior desde la sexta a la primera planta, arrastrando el andamio en el que estaban trabajando la mayoría de los obreros.

Los bomberos del Ayuntamiento están verificando las obras y la parte de atrás para comprobar si hay más atrapados. Hasta el accidente laboral ha llegado también el Summa-112, Policía Municipal y decenas de personas y paseantes de la zona.

EN OBRAS DESDE MARZO. El hotel Ritz cerró sus puertas el próximo 28 de febrero para acometer unas obras valoradas en 99 millones de euros para reformar el edificio por completo, con la previsión de que se alargaran hasta finales de 2019. 

La extensa reforma del edificio, propiedad del grupo Mandarín Oriental, está dirigida por el arquitecto español Rafael de La-Hoz, tenía la intención de mejorar las instalaciones y servicios del hotel, manteniendo su "carácter único" enmarcado en el estilo Belle Époque que lo caracteriza. 

Además, paralelamente al trabajo exterior que llevan a cabo de La-Hoz, los diseñadores franceses Gilles y Boissier reforman las estancias y el interior del hotel, centrándose en crear "un diseño sofisticado para las nuevas habitaciones del hotel, que enmarque un estilo residencial clásico pero contemporáneo para las 106 habitaciones y 47 suites".

Comentarios